domingo, 3 de junio de 2012

Se llama ‘TV’ y es el juguete del magnate


HACER OSTENTACIÓN DEL BARCO SERÍA CONTRAPRODUCENTE


El dueño y presidente de la más importante empresa televisora del país, Emilio Azcárraga Jean, es dueño de una embarcación de ensueño, un megayate, llamado ‘TV’, incluido en la lista de los más caros y lujosos del mundo. Ha querido mantener esa posesión en secreto, por lo menos hasta que pasen las elecciones presidenciales de México y Estados Unidos...

domingo, 03 de junio de 2012


MÉXICO, DF (Apro).- En los mismos días en los que miles de jóvenes universitarios coreaban en las calles de la Ciudad de México consignas como "¡Fuera Televisa!" o "¡Televisa jodida, la prole no es tu amiga!", cerca de las Filipinas, en el mar de Célebes, navegaba un yate con un valor cercano a los 180 millones de dólares, equipado con helipuerto, seis suites de lujo, sala de cine, jacuzzi, gimnasio, un sistema avanzado de telecomunicaciones, spa para 16 personas, un exclusivo salón de masajes y un espacio para fiestas.

Se trata del TV, propiedad del presidente y director general de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean, quien mantiene en total hermetismo la propiedad de la lujosa embarcación. Cuando no navega por el Caribe o los mares del Pacífico, el TV está anclado en un puerto del sureste asiático no especificado. Fuentes consultadas por Proceso indican que Azcárraga Jean no lo traerá a costas mexicanas ni de Estados Unidos sino hasta que pasen las elecciones de este año.

En el TV sólo viajan sus amigos empresarios, familiares y los ejecutivos más allegados a Azcárraga Jean y a los vicepresidentes de Televisa Alfonso de Angoitia, Bernardo Gómez y José Bastón. Se llaman a sí mismos Los Cuatro Fantásticos desde que se encumbraron en abril de 1997 al tomar el control del imperio televisivo fundado por Emilio Azcárraga Vidaurreta, abuelo del actual presidente de la empresa.

DE LOS YATES MáS CAROS

Según el registro del sitio especializado Superyachts.com, el TV —cuyo nombre anterior fue Mad Summer (Verano Loco)— está en la lista de los 57 yates más caros y lujosos del mundo, comparable al Eclipse, del multimillonario ruso Roman Abramovich, a los del emir de Dubai o del sultán de Omán o al Octopus, el barco de recreo de Paul Allen, uno de los fundadores del imperio Microsoft.

El TV tiene 78.5 metros (257 pies) de eslora y navega con la bandera de las Islas Caimán. Su primera clasificación en el Lloyd’s Register (empresa dedicada a los registros navieros) data de 2008 y fue la siguiente: "Maltese Cross 100 A1 SSC Yacht mono G6, LMC, UMS, MCA standard", según información de los propios armadores.

A finales de 2010 —bajo estrictas medidas de confidencialidad— Azcárraga adquirió el yate hecho por la empresa alemana Lurssen, con más de 135 años de experiencia en el armado de embarcaciones para multimillonarios. Su precio original fue de 178 millones de dólares —casi 2 mil 500 millones de pesos—, superior al del Mayan Queen IV, propiedad de otro multimillonario mexicano: Alberto Bailleres.

Lurssen presume en su página web la "orgullosa historia" de fabricar desde botes de vela hasta "auténticos acorazados". En 2008 el Mad Summer fue considerado un "nuevo concepto en la hermandad de los propietarios de superyates". Sus diseñadores fueron Espen Oeino y Alberto Pinto, dos de los más reconocidos especialistas en el mundo de las embarcaciones de lujo.

UN MUNDO EN SÍ MISMO

En el sitio de internet www.yachtmadsummer.com los fabricantes describieron así su obra: "Mad Summer está concebido para ser un mundo en sí mismo... Botado en 2008 vivió su primer ‘verano loco’ en el Caribe".

"Considere estos atributos extraordinarios del glamoroso Mad Summer: aparte de su propia cubierta con terraza, solárium y piscina, posee seis suites para los invitados, cada una con una decoración diferente; más sala de cine, jacuzzi y spa para 16 personas, sala de buceo, salón de masajes, gimnasio…

"Con los últimos adelantos tecnológicos en telecomunicación y en navegación marítima, Mad Summer está equipado para ir a cualquier parte del mundo en total confidencialidad".

La embarcación está construida para "respirar total serenidad". Esto no excluye la posibilidad de "arribar en helicóptero para disfrutar de fastuosas fiestas en una terraza al aire libre para bailar". "Está equipado con magnificencia y refleja el amplio conocimiento de Lurssen para satisfacer al más sofisticado trotamundos", subrayan los armadores.

Su propietario anterior fue Jeff Soffer, el multimillonario estadunidense de la empresa de bienes raíces Fontainebleau, de Miami, involucrado también en las industrias del espectáculo y de las apuestas en Las Vegas. Tras la crisis financiera de 2009 Soffer se declaró en bancarrota y puso a "producir" a su megayate: cobraba un millón de dólares a la semana por viajar en la embarcación.

"Se trata de un barco que usted no quiere en los alrededores del Golfo de Adén para evitar que los piratas secuestren a su masajista", advertía una nota publicada el 8 de julio de 2009 en un sitio de internet para empresarios del jet set estadunidense.

‘VENTANEADO’ EN ESTADOS UNIDOS

La primera nota periodística que mencionó a Azcárraga Jean como propietario de esta embarcación fue publicada el 21 de enero de 2011 en The New York Times. La reportera Geraldine Fabrikant afirmó que el Mad Summer "fue comprado a inicios del año pasado".

El precio original nunca fue revelado pero algunas fuentes indicaron que fue de 179 millones de dólares (135 millones de euros). La reportera de The New York Times consultó a distintos brokers quienes señalaron a Azcárraga Jean, "el millonario líder de Grupo Televisa", como el nuevo dueño del Mad Summer, rebautizado como TV. "Lourdes Dusssauge, vocera del señor Azcárraga, rechazó hacer cualquier comentario", anotó Fabrikant.

Personajes que han sido invitados a viajar en el TV dicen a Proceso que Azcárraga Jean mantiene un total hermetismo público sobre esta lujosa embarcación y aseguran que al cuidado de ésta hay 25 personas, entre capitán y tripulación.

El principal accionista del Grupo Televisa sabe que en estos momentos hacer ostentación de una embarcación de este tipo es contraproducente para la empresa que aspira a expandirse en el área de las telecomunicaciones y que no quiere convertirse en el centro de las críticas por su cobertura informativa y su condición monopólica.

Las acciones del Grupo Televisa han registrado continuas bajas en la Bolsa Mexicana de Valores a raíz de que tres de los cinco integrantes de la Comisión Federal de Competencia (CFC), el organismo encargado de combatir las prácticas monopólicas, decidieron en enero de 2012 negar la fusión de la televisora con Grupo Iusacell, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, accionista de TV Azteca.

La decisión final de autorizar o rechazar la adquisición de 50% de la telefónica Iusacell por parte de Televisa se conocerá el martes 5 de junio, cuando vuelvan a deliberar los integrantes del pleno de la CFC.

En Estados Unidos tampoco se ve con buenos ojos la ostentación de Azcárraga Jean, quien aspira a concretar la operación de compra de la deuda de Univisión, anunciada en diciembre de 2010, y prolongar el acuerdo de intercambio de programación hasta 2025 con la cadena de televisión más importante de habla hispana en el país vecino.

DELIRIO POR LOS YATES

El yate de Azcárraga Jean opaca, con mucho, la famosa embarcación Eco donde su padre, Emilio Azcárraga Milmo, falleció el 16 de abril de 1997. El Tigre solía pasar en esta embarcación la mayor parte del tiempo en sus últimos días. Ahí concretaba los negocios más importantes de una empresa a la que dejó en bancarrota, según su propio heredero.

Eco se convirtió en el símbolo de la expansión de Azcárraga Milmo y del Grupo Televisa hacia el mercado de televisión de habla hispana en Estados Unidos. Se llamó igual que el fallido intento de una cadena de noticias latinoamericana fundada por El Tigre.

Según Claudia Fernández y Andrew Paxman, autores de la biografía El Tigre, Emilio Azcárraga y su Imperio Televisa, el empresario "adoraba pasar el tiempo descalzo y en pantaloncillos en sus yates, bien recibiendo a sus amigos, observando a las ballenas o sencillamente relajándose".

El 5 de enero de 1997, cuatro meses antes de fallecer, Azcárraga Milmo invitó al cantante español Julio Iglesias a su yate y también a Emilio y Gloria Estefan, los productores musicales más influyentes en Miami.

Según relató Julio Iglesias a Fernández y Paxman, luego de la cena en su lujoso yate Azcárraga despidió al cantante y le dijo: "Qué pena que los leones tenemos que luchar hasta el final".

El yate Eco tenía 40 pies de eslora, fue diseñado por Martin Francis, navegaba con bandera británica y fue considerado uno de los más modernos de su tiempo. Su costo empalidece frente al megayate de su heredero: dos millones de dólares frente a los 178 millones del de su hijo, más un pago de 50 mil pesos al mes por los servicios del Club de Yates de Acapulco (Proceso 1438) frente a los cerca de 200 mil dólares mensuales que Azcárraga Jean tiene que destinar al mantenimiento de TV.

EL PEGASO

Otro integrante de la dinastía Azcárraga, Alejandro Burillo, dueño del Grupo Pegaso, propietario del equipo de futbol Atlante, accionista de Telefónica de México y licitante frustrado de una tercera cadena de televisión durante este sexenio, adquirió a mediados de 2011 un ostentoso yate, construido en el astillero vigués de Freyre, según los periódicos españoles El Mundo y La Voz de Galicia.

Bautizado Pegaso, el yate de Burillo Azcárraga tiene 73 metros de eslora, 13 de manga (ancho) y capacidad para 30 personas, entre tripulantes y pasajeros. Posee también un helipuerto, seis camarotes de lujo para invitados y su precio oficial fue de 80 millones de euros, menor a los 135 millones de euros del TV de su primo.

La revista Quién publicó en agosto de 2011 una fotografía del Pegaso y anotó: "La particularidad del yate por el que Burillo podría pagar hasta 84 millones de euros, según el portal español (El Mundo), es que no sólo es un barco lujoso sino también un laboratorio para desarrollar a bordo misiones científicas.

"‘Quería un camarote con vistas privilegiadas al laboratorio oceanográfico flotante más avanzado del mundo y ya lo tiene’, escribió el reportero Antonino García.

Ricardo Salinas Pliego, propietario de TV Azteca, también posee un megayate, El Azteca, de 50 metros de eslora, que ha sido motivo de polémica en la prensa beliceña.

El 17 de mayo de 2009 Proceso informó que Salinas Pliego se negó a pagar los 787 mil dólares de sanción que le impuso el Departamento de Ecología de Belice por haber dañado un arrecife de coral vivo en la zona de San Pedro Town.

El "accidente" del yate de Salinas Pliego ocurrió el 7 de abril de 2009 cuando se dirigía al balneario de San Pedro, Belice, cerca de Xcalac, Quintana Roo. Al acercarse al muelle de Cayo Ambergris una cuerda se enredó en la propela de la embarcación y "para evitar un daño mayor" el capitán Salvador Villeras Eckart decidió arrojar las anclas para frenar el yate, provocando la devastación de casi 400 metros cuadrados de arrecife.

El periódico San Pedro Sun publicó fotos donde se observa el daño ocasionado por las anclas del yate de Salinas Pliego, en el que viajaban 25 invitados del propietario también de las tiendas Elektra, Grupo Iusacell y Banco Azteca.

Martín Alegría, jefe del Departamento de Ecología beliceño, expidió una prohibición para que el Azteca volviera a navegar, en tanto el grupo técnico de la dependencia fue enviado a observar el daño y calcular el costo de la sanción. Desde el 12 de abril el yate de Salinas Pliego "desapareció". La nave volvió a aparecer en las costas de Cozumel, navegando sin problema alguno y con apoyo del Resguardo Marítimo Federal.
JENARO VILLAMIL